Bar Oviedo, donde la pampa se funde con la ciudad

Mucho se ha escrito del gravitante elemento distintivo que el tango aportó a nuestros cafés, hasta convertirlos en motivo de estudio y visita turística, siendo que éstos existen en cantidades en toda gran ciudad del mundo. Y es cierto. Grandes poetas de inolvidables líricas aportaron mucho a la construcción del mito. Sin embargo, no es la única fundamentación al fenómeno. El tango apenas supera los 100 años de existencia y, cuando nació, Buenos Aires ya llevaba tres siglos con cafés, despachos de bebidas, bodegones, fondas, etc. Y aún antes, cuando la ciudad todavía era una pequeña aldea sin urbanizaciones consolidadas con los pueblos de Flores, Belgrano y los pagos del sur y los caminos de tierra se hacían tediosos y lentos, fue que surgieron las pulperías, paradas reparadoras que dieron lugar a nuevos lugares de comunión local que proporcionaron usos y costumbres únicas a nuestra cultura.

Las pulperías fueron señales de vida que el desierto brindó para reparo, socializar, hacer amigos, jugar a las cartas, realizar eventos y celebrar fiestas patrias. Entrar a una pulpería significaba otear un horizonte de caras conocidas y relaciones cultivadas. Así como ser un extraño representaba padecer un escaneo de pilchas, acento y modos. La deconstrucción de ser un otro extraño para pasar a ser aceptado como propio del lugar en breves minutos es un ejercicio que el porteño hoy maneja con naturalidad y se lo debe a las pulperías.   

En Buenos Aires quedan pocos ejemplos de esta institución formativa. En la esquina de Lisandro de la Torre y Av. de los Corrales, Mataderos, sobrevive desde el 1900 el Bar Oviedo, uno de los últimos vestigios de una pampa que se funde con la ciudad. En sus mesas todavía se observa esa dinámica de intercambios. Una inmensa feria social que se asemeja a los famosos mercados andinos, pero en nuestro caso de llanura. Un mercado a nuestro modo. Distinto y creativo. Propio de una tierra pródiga en potreros donde trotan unicornios salvajes. Tanto que desde el seno de una familia afecta a tradiciones rurales se abonó la inédita idea de un mercado libre.

Ilustración: @cantinilucio

#losmartesrelato #pulpería #baroviedo #mataderos

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s