Esperando a Carusoni. Temporada1:Ep.3

DATO RE VELATORIO

Estamos con Pete en el Alenjo de Boedo. Entre mesas de naipes y billares. Esperando a Carusoni. Obvio. El bar donde juntarse fue decisión suya. Si vamos a hacer un programa que hable de los Cafés de Buenos Aires tenemos que mencionar tanto a los Notables como contar la fauna de timberos y sabihondos que habitan las trastiendas de los cafés que apenas se notan, me dijo criterioso en la charla telefónica de la mañana cuando agendamos la cita. Cómo sé que hoy sí cumplís y te conozco personalmente, le pregunté, te lo juro por mi vida, me aseguró, si no voy que me caiga muerto. El griterío de los muchachos de las cartas daba crédito al comentario de Carusoni: hay que prestarle mucha atención a los jugadores de naipes, me aconsejaba por teléfono, cómo construyen sus chamuyos, y la remató con, escuchándolos uno aprende a desarrollar el arte de mentir. Esa última frase me hizo reaccionar. Me di cuenta que soy un tonto y de las dos horas pasadas del horario convenido. Marco su número de teléfono que suena y suena sin ser atendido. Finalmente contesta una voz sepulcral, hola, dice, flaco, cuando digo flaco es que estoy iracundo, hace dos horas que te estamos esperando. Silencio. La comunicación no está cortada. Escucho sonido ambiente del otro lado de la línea. La voz vuelve tan frágil y falta de energía como antes, disculpe estamos en un velorio, hizo una pausa, el señor ha muerto, y me quedo duro con el teléfono pegado al oído. Murió Carusoni, le digo a Pete que me mira sin tampoco reaccionar, me lo está confirmando el empleado de una cochería. Apago el teléfono y digo, vamos para allá sé dónde es.

En el viaje de Boedo a Chacarita iba cargándome de angustia mientras me atravesaba el sentimiento de aceptar aquello que jamás iba a suceder. Algo así como cuando siendo yo joven mataron a Lennon y lo primero que se me cruzó por la mente fue que los Beatles ya no volverían a reunirse. Esa fue mi primera evidencia certera ante lo inevitable de la finitud. Ahora, al entrar a la casa mortuoria pensaba que por primera vez me enfrentaría cara a cara con Carusoni. Pero, sin reproches. Estaba muerto y dentro de un cajón al que nos acercamos con Pete haciéndonos lugar entre el gentío que había venido a despedirlo. No es, me dice Pete. Qué cosa, pregunto, este no es Carusoni, insiste, cómo que no es Carusoni, agregué no dando más crédito a nada que tuviera que ver con él.

La cosa fue así: el finado y el falso finado habían sido grandes amigos. Cuando Carusoni fue a despedirlo se agachó sobre el cajón para besarlo y se le cayó su teléfono que quedó oculto debajo del cubre difunto. Rato después, cuando Carusoni ya se había retirado, sobrevino mi llamada que nadie se animó a atender hasta que un empleado de la casa de velorios me atendió pensando que el celular le pertenecía al muerto. (Días después Carusoni me llamó desde otro teléfono para disculparse diciéndome que había querido avisarme, pero que no encontraba su celular. En fin)

Qué tul. Ya sé que ustedes estaban interesados en saber cómo avanzaba la historia, pero entendí pertinente contarles, como sencillo ejemplo, en un episodio en modo flashback, una de las tantas originales excusas que Carusoni esgrimió para no presentarse a una cita. También para que vayan construyendo sus propios juicios de valor sobre el sujeto con el que lidio desde hace veinte años y puedan poner en contexto cada uno de los relatos. Como detalle final les cuento que cuando entré a Instagram para postear estas líneas me apareció una publicidad para conocer Magadascar. Loco no?

¿continuará?

Ilustración: @cantinilucio
#esperandoacarusoni #episodio3

Un comentario en “Esperando a Carusoni. Temporada1:Ep.3

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s