Filosofía barata y medialuna de grasa 4

En mi última reflexión filosófica barata cité al historiador italiano Loris Zanatta cuando dijo que “la religión es repetición, aunque lo sea de la mentira”. Esto me recordó la lectura de un libro de otro historiador, Eric Hobsbawm, británico en este caso, sobre la invención de una tradición a partir de repeticiones. Estando a cargo del Bar Notable La Flor de Barracas me propuse organizar un evento que creara identidad y sentido de pertenencia para lograr que ese rincón de Suárez y Arcamendia se lo identificara de manera insoslayable con el barrio. De ahí surgió para cada último sábado de septiembre: La Noche de Arolas. Eduardo Arolas, el Tigre del Bandoneón, tanguero de la Guardia Vieja, nació y vivió a un par de cuadras de la Flor. Dejó muchas huellas en el barrio. Todas difusas o, directamente, borradas por el “progreso”. La intención, entonces, fue reinstalarlo en el inconsciente colectivo barraquense y que la Fiesta se convirtiera en una tradición inventada y pasara a formar parte de los rituales e integrara el calendario anual de los vecinos a partir de la repetición. La idea de “tradición inventada” pertenece a Hobsbawm, quien la definió como “un grupo de prácticas, normalmente gobernadas por reglas aceptadas abierta o tácitamente y de naturaleza simbólica o ritual, que buscan inculcar determinados valores o normas de comportamiento por medio de su repetición, lo cual implica automáticamente continuidad con el pasado”.[1] Hobsbawm observa la existencia de tres tipos de tradiciones inventadas:

a) las que establecen o simbolizan cohesión social o pertenencia de grupo, ya sean comunidades reales o artificiales;

b) las que establecen o legitiman instituciones, estatus, o relaciones de autoridad;

c) las que tienen como principal objetivo la socialización, el inculcar creencias, sistemas de valores o convenciones relacionadas con el comportamiento.

Antes de describir la Noche de Arolas, corresponde explicar la distinción que Hobsbawm efectuó entre los términos “tradición” y “costumbre”. El objetivo y características de las tradiciones es la de mantenerse invariables. El pasado al que se remite, real o inventado, impone prácticas fijas tales como la repetición. Las costumbres no descartan la innovación y el cambio. No se permiten la invariabilidad, porque la vida no es así ni en las sociedades tradicionales.

La Noche de Arolas fue un evento producido conjuntamente con docentes y alumnado de la Escuela Normal N° 5, vecinos de enfrente al bar. Tuvo Ciclos de Cortos, Charlas debate, Mesas redondas, participación de alumnos de la Escuela de Música de Barracas, perfomances, muestras de fotografías y shows en vivo. Todo un barrio repitiendo, entre 2015 y 2019, un evento para convertirlo en una tradición inventada. Luego, sobrevino la pandemia.

La reflexión de hoy me conduce a la puesta en práctica de la Promoción 2×4. Pero, antes necesito otro café y otra medialuna de grasa.


[1] E. Hobsbawm y T. Ranger (Eds.), La invención de la tradición, Barcelona, Crítica 2002.

2 comentarios en “Filosofía barata y medialuna de grasa 4

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s