Filosofía barata y medialuna de grasa VII

De visita al Café Proa recorrí la muestra “Crear mundos” y recordé la lectura del libro Manera de hacer mundos del filósofo norteamericano Nelson Goodman. El texto integró mi estado del arte al escribir la tesis de Maestría. Sirvió para reflexionar sobre los distintos cafés de Buenos Aires, su veracidad y características. La ciudad es rica en diversidad de propuestas. Los hechos históricos que construyeron su narrativa dejaron (y lo siguen haciendo) testimonio en locales comerciales que se constituyeron en “escuela de todas las cosas”. Así es como aún quedan rastros de viejas pulperías o almacenes-bar, confiterías con pretensiones de capital imperial, bares que ayudaron a darle identidad propia a barrios, cafeterías de trabajadores corporativos y espacios nocturnos de bohemia y diversión. Cada uno es un mundo. Todos son Buenos Aires.

Esta reflexión reaviva la disputa entre monistas y pluralistas. Los primeros conciben un único mundo conformando su pensamiento filosófico en términos de una totalidad unificada y absoluta; los segundos, en clara oposición, acentúan la diversidad de perspectivas aceptando la multiplicidad de estos. La constatación de la existencia de las distintas tipologías de bares y cafés porteños permite acordar con los pluralistas cuando afirman que estas tienen importancia e interés por sí mismas sin presumir que sean reducibles a una sola. Es decir, no existe un único café que no represente. Ni en estilo ni en propuesta. La reducción a una única versión significaría renunciar a las restantes. Tan sólo pensar en la amplia variedad de versiones y concepciones de nosotros que nos presentan compositores, poetas, pintores, cineastas o hasta nuestras propias e inagotables construcciones.

Se puede aseverar, por lo tanto, que los muchos mundos son todas las descripciones, representaciones y percepciones del mundo, es decir, la manera en que el mundo es, o simplemente las versiones en la que aparece. Es decir, si nos despojamos de la idea de un único mundo por la de varios estaremos en condiciones de enfrentarnos a la tarea de aprender cómo se hacen mundos, cómo se comprueban, y cómo podemos conocerlos. La construcción de mundos parte siempre de mundos preexistentes de manera que hacer es rehacer.

Goodman desarrolló un proceso de construcción de mundo en cinco etapas: a) composición y descomposición; b) ponderación; c) ordenación; d) supresión y complementación; e) deformación.

No me detendré a explicar cada una de éstas. Quienes estén interesados en leer mi capítulo de Tesis CLIQUEEN AQUÍ.

Ahora vuelvo al café o bar o confitería o boliche o bodegón o lo que sea. Cada uno es un mundo. Lo es el Café Proa como el Bar Notable La Perla. Y ambos están en La Boca, frente a Vuelta de Rocha y a pocos metros de distancia. Los dos son genuinos exponentes de un discurso. Y son veraces en sus propuestas. Entonces ante la penosa posibilidad que más espacios de sociabilidad porteños se vean forzados a cerrar sus puertas debido a la pandemia del covid 19, cabe preguntarse, para cuando todo pase, cómo serán los nuevos espacios a crearse. Si existe la absoluta libertad para elegir, combinar, acentuar, suprimir, ordenar, distorsionar, cuáles serán los límites y criterios de éxito que se emplearán para hacer nuevos mundos. ¿Y cómo hacer para que resulten verosímiles?

En una nota publicada en la Revista Ñ, titulada “Lo que ves en las vidrieras”, su autor Gabriel Palumbo, deja una frase que sintetiza todo lo considerado en el filosofar de hoy. Describe refiriéndose a una vidriera de un espacio de arte en el diálogo con su entorno: “el maridaje que produce el espacio de exposición, la vidriera con su capacidad de crear climas diferentes manejando la luz y las cortinas (…) es de tal contemporaneidad que consigue incorporar el componente barrial sin que esto implique buscar el chantaje emocional de la cultura de la esquina, la supremacía de lo local y el pobrismo. Allí reside su potencia conceptual, más allá del valor de sus obras y la fábula visual que finalmente construye.”

Más info sobre la muestra Crear mundos CLIQUEEN AQUÍ.

2 comentarios en “Filosofía barata y medialuna de grasa VII

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s